arquiRED Mexico
World Architecture Festival 2011

*
*
Septiembre 17, 2014 23:38
eTools - Proyectos en LíneaeTools - Suscripcion BoletineseTools - eMail

Directorio   
Agregar SitioAcerca de arquiREDPublicidad  

»
Noticias Sector Construcción

El gobierno no puede expropiar Chichén Itzá: abogado de los Barbachano
Milenio

Martes 10 de Julio del 2007, Mérida, Yucatán.- Ahora que El Castillo de Chichén Itzá es una de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo, se incrementó la pugna sobre la propiedad del sitio, luego que la familia Barbachano defendió su herencia y el fallo dado hasta en dos ocasiones ante el Tribunal Superior de Justicia de la Nación, que les reconoce la tenencia de la tierra en el sitio donde se encuentran varias zonas arqueológicas de Yucatán y de Quintana Roo. Incluso, tienen la posesión de un documento firmado por Lázaro Cárdenas del Río, quien reconoce que intentó la expropiación aunque finalmente respetó la propiedad privada.

El fallecimiento de Fernando Barbachano Gómez Rul, heredero de la tenencia de la tierra en Chichén Itzá y Uxmal, generó un enfrentamiento entre sus descendientes, divididos en tres grupos, pues están los que consideran que debe respetarse la tradición familiar y por tanto mantener el usufructo de la tierra donde se asientan las zonas arqueológicas, mientras otros piden que el gobierno federal les pague una cesión de derechos y unos más consideran que si no les corresponde una parte del legado, entonces es mejor que el INAH se quede con todo.

Al respecto, el abogado de la familia, Gabriel Abdala, quien siguió el caso mientras vivió Fernando Barbachano Gómez Rul, indicó que el gobierno mexicano perdió en 2004 "todo derecho para reclamar los terrenos de las zonas arqueológicas de Chichén Itzá y Uxmal", luego que desde principios de ese año un Tribunal Colegiado de Circuito otorgó un amparo federal para evitar un nuevo intento de expropiación.

Al no continuar el litigio por parte del gobierno federal, el caso quedó sobreseído, virtualmente cerrado por parte del Poder Judicial de la Federación. La notificación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación fue emitida desde marzo de 2004, pero se esperaba alguna réplica por parte del INAH, lo que no ocurrió y eso ratificó a los propietarios de los terrenos donde se asientan las zonas arqueológicas de Uxmal y Chichén Itzá, consideradas como las principales capitales del mundo maya.

En una carta a la opinión pública, en 2005, Barbachano Gómez Rul narró cómo fue que su familia se hizo de esos terrenos. El empresario indicó que los monumentos de Chichén Itzá son Patrimonio de la Humanidad y propiedad inalienable del gobierno federal mexicano, bajo el cuidado del INAH. Sin embargo, advirtió que esos monumentos se encuentran ubicados "en terrenos de mi propiedad personal, propiedad que heredé de mi padre quien las adquirió de los cinco hijos herederos del filántropo norteamericano Edward Thompson a cuyos esfuerzos de finales del siglo antepasado se le debe la reconstrucción y estudios que la Carnegie Institute of Washington, con fondos del filántropo Peabody, ocho millones de dólares de la época, realizó en Yucatán".

Propietario de hoteles en la zona, un aeropuerto y una línea aérea, Barbachano refiere que el investigador Thompson, al dragar el Cenote Sagrado, siguiendo los escritos del Obispo Fray Diego de Landa, recuperó en dos incursiones subacuáticas valiosos objetos prehispánicos que envió a diversos museos y universidades del mundo, en busca del patrocinio. "El gobierno mexicano, aludiendo que Thompson se había robado objetos sacándolos del país, le confiscó sus terrenos de Chichén Itzá en un juicio que tardó más de 20 años, hasta que ya muerto Thompson, sus herederos aceptaron venderle a mi padre la heredad y él la prepagó, quedándose con el juicio de amparo a su cargo", explica Barbachano Gómez Rul.

Adicionalmente, señala que su padre, de manera perseverante, logró en una exhaustiva búsqueda en las aduanas portuarias de Yucatán conseguir las diversas salidas de los objetos mayas supuestamente robados, para comprobar que todos los envió Thompson de manera legal al extranjero y que pagó los impuestos correspondientes.

"Con estas pruebas, la Suprema Corte de Justicia amparó a Thompson como legítimo propietario de Chichén Itzá contra el gobierno federal, incluyendo los monumentos arqueológicos y coloniales ahí ubicados. Cuando mi padre me legó la heredad, nosotros pudimos haber denunciado que la propiedad de los monumentos no nos la podían quitar con la nueva ley, en virtud de no ser retroactiva la ordenanza ante un amparo previo. Sin embargo, nuestra decisión fue aceptar la nueva ley y permitirle a México la propiedad de los edificios arqueológicos que hoy ostenta, pero no así el terreno", insistió.

Indicó que la propiedad privada de Chichén Itzá fue avalada por la Corte en 1942, pero que de cualquier manera el Ejecutivo nacional la puso en subasta y que fue también adquirida por los Barbachano, en un proceso respetado por el presidente Lázaro Cárdenas.

Disposición "a negociar con el gobierno"

Hans Barbachano, dueño de los terrenos donde se erige la Zona Arqueológica de Chichén Itzá --que se conoce como el tablaje 32-32, con una extensión aproximada de 60 hectáreas--, asegura que esta propiedad no es un bien que tenga una función comercial para él.

Niega tener privilegios para subir o entrar a las entrañas de la Pirámide de Kukulcán, ahora nueva maravilla del mundo.

En entrevista con el periodista Carlos Loret de Mola, habló sobre la posibilidad de que el gobierno adquiera el predio donde se localiza esta pirámide, y mostró su disposición : "a negociar con el gobierno, una situación que sea de muto acuerdo, que sea aceptable".

Dice que hasta ahora no ha pedido ninguna suma por Chichén Itzá como tampoco ha dicho que desea donarlo.

"¿Estaría dispuesto a aceptar el valor que estime el Indabin (Instituto de Administración y Avalúos de Bienes Nacionales)?", se le preguntó. “Pues no sé. No estoy dispuesto a aceptar lo que desconozco;sí me interesa llegar a una conclusión con el gobierno federal".

Loret de Mola también entrevistó al director del INAH, Alfonso de Maria y Campos, quien aseguró que ya están en pláticas para comprar los terrenos de la zona arqueológica de Chichén Itzá: "Comprar el terreno o adquirirlo de la forma que sea necesaria y eso se ha venido haciendo en los últimos años", dijo. (Milenio - Daniel Barquet)



Fuente: Milenio - Cultura - Daniel Barquet

Ver Clipping Electrónico




arquiRED 2008 
< www.arquired.com.mx >